domingo, 18 de enero de 2009

Cuidado Paterno




El papá con una ternura sin igual acostó al bebé en su cuna. El bebé solo hizo una pequeña mueca pero continuó durmiendo.

Pasó un par de horas y el bebé empezó a llorar, su llanto se escuchaba por todos los rincones de la casa. El padre no lograba conciliar el sueño, cada quejido era insoportable, así que en su desesperación decidió devorar al niño, de un solo bocado.

Él no contaba con que el llanto era de hambre, así que el bebé empezó a comerse al papá de dentro hacía afuera sin desperdiciar ningún tejido y gota de sangre.





(publicado en "La Vanguardia" de España el 20 de agosto de 2007)

5 comentarios:

Max dijo...

Corto pero inquietante.
Saludos.

Bruno R.Ramos dijo...

Mucho bueno.
Estoy mucho felice por conocer su trabajo. Se tener interesse en mi proyeto. Bien-venido!
Pocos editores dan importancia a los nuevos autores y mi trabajo es agregar nuestro esfuerzos para una publicación. De la misma forma que la blogósfera podés mandarnos su textos. Si quiseres hacer parte de nuestra antologia de cuentos nosostros escribiremos su relato. En la ultima publicacion uno portugues y ahora agregou-se a nuestro libro Juna Guinot (Argentina) bruno Miguel (Portugal), ahora espramos por su participación si interessas.
Non te preocupes con valores es mucho barato.
Mi e-mail: brunoteenager@gmail.com

Saluto

azpeitia dijo...

Siempre los hijos acaban comiendose lentamente a los padres, hasta que no dejan ni materia ni carne....un abrazo de azpeitia

Egil Damian dijo...

creo que la enseñansa es: se necesita saber amar a los hijos para que los hijos te amen! pues del padre aprenderan su forma de vida!

Hesed dijo...

Que ingenuos, somos los padres